TARAPACÁ

Durante el siglo XIX, en 1874, nació la Viña Tarapacá Ex-Zavala, conocida en ese entonces por "VIÑA DE ROJAS", en razón de su fundador don Francisco de Rojas y Salamanca, destacado empresario de la época. Con cepajes finos importados desde Francia estableció la viña en los pie de montes de la Cordillera de Los Andes, plantando variedades tales como Cabernet Sauvignon, Merlot, Petit Verdot en tinto y Chardonnay, Sauvignon Blanc y Semillón en blanco.

Más tarde al ser adquirida la Viña por el Sr. Antonio Zavala, está pasó a denominarse "Viña Zavala". Al separarse de su señora ella recibiría la viña como compensación al proceso de separación. El abogado que asesoró a la Sra. durante este periodo era Don Arturo Alessandri Palma, conocido como el "León de Tarapacá". En reconocimiento a su labor la Viña fue nombrada "Viña Tarapacá Ex Zavala".

A partir de 1992, año en que el grupo Fósforos, importante consorcio chileno orientado a los negocios agroindustriales, forestales y comerciales, adquirió la operación vitivinícola de la Viña, se decidió impulsar un ambicioso programa de desarrollo orientado a los mercados internacionales, con el respaldo de la tradición centenaria de la viña y el gran prestigio ganado en el mercado interno.

Para estos efectos se adquirió un predio en el VALLE DEL MAIPO, denominado "El Rosario de Naltagua", que cuenta con 2.600 hás., incluyendo 600 hás. planas regadas por el RÍO MAIPO; cumpliéndose con esto uno de los objetivos centrales del proyecto de desarrollo, que era ofrecer crecientes volúmenes de vinos finos de producción propia.

Con el Río Maipo bordeando sus viñedos , rodeados también por las cordilleras de los Andes y de la Costa se crea el microclima perfecto para el desarrollo de sus vinos. Los suelos de la viña son regados por los deshielos primaverales de la Cordillera de los Andes. Lo anterior, unido a las condiciones climáticas del Valle del Maipo, con sus cuatro estaciones muy definidas, lluvioso en invierno, seco y con grandes diferencias de temperatura durante el día y la noche en verano, le han permitido contar con una excepcional materia prima, elemento básico para la elaboración vinos finos.

Actualmente, además de ser una de las bodegas más importantes en el mercado chileno, Viña Tarapacá Ex Zavala se ha consolidado como uno de los mayores exportadores del país.

La viña dispone de una acogedora casona que dispone de 19 habitaciones, donde la arquitectura tradicional se conjuga con una decoración contemporánea. Todo esto rodeado de un hermoso parque de 10 hectáreas.