MONTES

Viña Montes nació, como concepto y primeras actividades, en 1987. Dos ilusionados socios, Aurelio Montes y Douglas Murray, ambos con larga experiencia en el mundo del vino, tenían la certeza que Chile podía producir vinos mucho mejores a los que se estaban produciendo. Daba la impresión, entonces, que las Viñas grandes y medianas estaban conformes con limitarse a sí mismas a un mercado de supermercados. Ciertamente sabían como producir mejores vinos pero no parecían existir las ganas, se veían conformes con ese nicho, amplio pero con techo bajo. En 1988, se sumaron los otros dos socios originales, Alfredo Vidaurre y Pedro Grand, cada uno aportando cualidades y aportes complementarios necesarios y diferentes, y Viña Montes nació formalmente, inicialmente como Discover Wine Ltda., la saga que la ha dado conocer en más de 75 países internacionalmente y llenado a Chile de elogios y reconocimientos.

Continuando con la obsesión de crear mejores vinos en Chile, Montes fue pionera en apostar por el Valle de Apalta y por plantar en laderas de montaña, en su persistente búsqueda de la calidad, siendo también los primeros en plantar Syrah en Colchagua. El resultado llegó más rápido de lo esperado: el primer ultra-premium (o super-chileno o ícono) chileno, Montes Alpha “M” 1996 (un Burdeos clásico); seguido por otro que se ha convertido en un vino de culto, Montes Folly 2000 (Syrah 100%, de mínima producción) y, por último, el primer Carménère chileno (sobre 75%) lanzado en Mayo de 2005, Purple Angel.

Para recalcar el compromiso con la calidad, Viña Montes ha construido en su propiedad de La Finca, localizada en el corazón del ahora famoso Valle de Apalta (cercano a Santa Cruz, Colchagua), una segunda Bodega, dedicada sólo a la producción de íconos del nivel de Montes Alpha "M", Montes Folly y Purple Angel, más la línea principal, los Montes Alpha tintos.

Esta nueva bodega, de 2.300.000 litros, es el resultado de numerosos viajes de Aurelio Montes y su equipo, que recogieron avances de última generación alrededor del mundo y las plasmaron en este templo tecnológico.

Esta bodega significa un salto cualitativo en la producción de los más aclamados vinos tintos de Montes: Montes Alpha y los Ultra Premium Montes Alpha M, Montes Folly y Purple Angel. Es la bodega más moderna en términos de tecnología, equipamiento y diseño.

El arquitecto chileno Samuel Claro, del estudio Claro y Swinburn, quien posee una amplia experiencia en diseño de bodegas, es quien ejecutó el diseño y arquitectura; la reconocida diseñadora Paula Gutiérrez fue la responsable de la decoración, dándole un ambiente muy acogedor que invita a vivir plenamente la experiencia del vino; Adriana Edwards, paisajista, se ocupó del exterior, el que incluye un parque y jardines.

Viña Montes desde sus inicios ha focalizado todos sus esfuerzos en la producción de vinos de alta calidad. Los elevados estándares alcanzados por sus vinos, han llevado su nombre a los más altos sitiales de reconocimiento del vino a nivel mundial.

Importante fue también la contribución de los socios de Viña Montes: Aurelio Montes, enólogo, a cargo de la supervisión de todos los aspectos técnicos de la nueva bodega, quien visitó las veinte mejores bodegas del Valle de Napa en California, además de visitar Australia, la tierra de los grandes avances de la industria. Alfredo Vidaurre, por su parte, coordinó el diseño interior junto con la diseñadora Paula Gutiérrez. Douglas Murray, quien maneja las ventas internacionales y marketing de la viña, colaboró con la experta en Feng Shui, Silvia Galleguillos, para que todos los elementos básicos –agua, metal, madera, etc.– fueran incorporados en el diseño, de acuerdo con los principios de la disciplina asiática, asegurando la armonía en una atmósfera positiva.

Situada en el Valle de Colchagua, la propiedad "La Finca de Apalta" es parte esencial del conocido y reputado Valle de Apalta. El río Tinguiririca forma aquí un muro natural dentro de esta área aislada. En el norte, una alta cadena montañosa ayuda a mantener la suave brisa del océano que juega un rol preponderante en el clima de Apalta. Por el sur el río Tinguiririca hace de corredor de viento. Las empinadas laderas que miran hacia el sur permiten a los viñedos obtener una adecuada luminosidad y exposición solar.
En la Finca de Apalta se producen uvas de las variedades Cabernet Sauvignon, Merlot, Syrah, Carmenère, Petit Verdot, Cabernet Franc y Mouvedre.