INDOMITA

La bodega de Viña Indómita se ha convertido en uno de los íconos del valle: una gran casona blanca en lo alto de una colina domina el paisaje.
El holding de inversiones Bethia, de propiedad de Liliana Solari, tomó el control de Indómita a fines de abril de 2006.

La Viña Indómita destaca en el tema vitivinícola y también en el ámbito gastronómico, desarrollando un sofisticado Restaurant, el que cautiva a los asistentes con una gastronomía chilena de alta categoría, que rescata ingredientes y preparaciones de nuestra tierra con un toque muy particular del chef, acompañado con las mejores cepas de Viña Indómita. Desde allí los visitantes gozarán de una vista espectacular al valle, así como de servicios de gran categoría.

Los visitantes podrán catar los productos de la viña en sus distintas variedades de cepas, que son Cabernet Sauvignon, Carmenère, Chardonnay, Sauvignon Blanc, Pinot Noir y Merlot.

Una gran casa blanca, instalada en pleno valle y que se vislumbra desde la carretera, es el Restaurant decorado con un estilo marcadamente minimalista, en torno a madera, fierro y mimbre, que sorprende con una cocina entretenida, cuya carta ha sido diseñada cuidadosamente por el Chef y en la que cada plato viene acompañado por un vino sugerido por el Sommelier.