CASA PORTA

Viña Casa Porta nació en 1954, cuando la familia Gutiérrez-Porta llegó a Chile desde España, instalándose en el Valle del Cachapoal, al sur de la histórica ciudad de Rancagua.
Al comienzo, los Gutiérrez Porta plantaron en 180 hectáreas su primer viñedo. Inicialmente, la familia vendía sus mostos a tradicionales viñas chilenas, pero en 1991, decidieron lanzar su propia línea de vinos bajo el nombre de “Casa Porta”, convirtiéndose en una de las primeras viñas boutique de Chile.

En 1997, Viñedos y Bodegas Córpora S.A adquirió Porta. En la nueva administración, Porta desarrolló una nueva orientación basada en el concepto de “terroir”, enfocándose en la producción de vinos finos para consumidores exigentes.

Actualmente, las plantaciones de Viña Porta se encuentran estratégicamente ubicadas en los seis valles vitivinícolas más importantes de Chile: Aconcagua, Maipo, Rapel, Casablanca, Curicó y Bío-Bío. En esos valles, Porta ha desarrollado cepas como: Cabernet Sauvignon, Merlot, Syrah, Carménère, Chardonnay, Sauvignon Blanc, Cabernet Franc y Pinot Noir. Los viñedos son manejados usando modernas técnicas agrícolas.

La bodega de Porta cuenta con una capacidad de 9,5 millones de litros en acero cien por ciento inoxidable, cuatro mil barricas de encina francesa y se encuentra en el Valle del Cachapoal, lugar en el que confluyen todas las cepas para su elaboración y embotellado.

Casa Porta posee en su interior todos los elementos necesarios para otorgar una experiencia inolvidable a sus visitantes. Un parque centenario que antecede a la casona da la bienvenida al turista, invitándolo a disfrutar de una de las bodegas subterráneas más pequeñas existentes en el país. Posteriormente, se visitan los viñedos y se degustan los vinos a elección del turista. El turista puede pernoctar en este hotel boutique del vino donde coexiste la arquitectura e historia del siglo XIX con el moderno equipamiento del siglo XXI.

La casa estilo colonial orienta su fachada posterior a un gran patio interior con cuatro palmeras chilenas que aportan a la simetría de la arquitectura. Cuenta con seis habitaciones exclusivamente equipadas y sofisticadas instalaciones enológicas, como bodegas subterráneas, sala de barricas, wine bar y sala de cata.