ALMAVIVA

Almaviva es el nombre de la Viña y del Vino producido por el Joint Venture entre Baron Philippe de Rothschild y Viña Concha y Toro. A su vez, corresponde al personaje del Conde de Almaviva en las Bodas de Fígaro, obra escrita por Pierre de Beaumarchais y convertida en una de las óperas más populares de todos los tiempos por Wolfang Amadeus Mozart. Este nombre clásico en la etiqueta, con la caligrafía del propio Pierre de Beaumarchais, se suma a la presencia de elementos culturas prehispánicos para simbolizar la fecunda unión de las dos culturas, la europea y la americana, que desde hace siglos, y en todos los ámbitos, ha ido creando sucesivas síntesis propias que le confieren su identidad y su rostro propio.

Esta nueva síntesis entre la tradición francesa y la tierra americana se traduce en un vino excepcional que recoge la mejor de ambas, un vino Primer Orden que realmente marca la diferencia.

El concepto francés de terroir se refiere a la combinación de suelo y clima que favorece la producción de vinos finos. El terroir de Puente Alto, con sus suelos pedregosos, sus fríos y lluviosos inviernos y sus veranos que alternan días calurosos con noches frescas, es único en sus características.

Cuarenta hectáreas de este viñedo, en producción desde hace más de veinte años y reconocido como uno de los que cumple con las mejores características para el óptimo desarrollo de la cepa Cabernet Sauvignon en Chile, se han destinado exclusivamente a Almaviva.

Almaviva abre sus puertas a los amantes del vino que deseen conocer su estilo único de hacer vino, que fusiona lo mejor de la tradición francesa y chilena.
Las visitas permitirán conocer cómo se realiza en Chile un vino que sigue todos los requerimientos de un Chateaux francés. Esto, porque Almaviva es la única bodega Primer Orden de Chile, lo cual significa que produce un único vino que proviene de viñedos ubicados junto a la bodega, donde además se realizan todos los procesos de producción, incluyendo el embotellado y embalaje.

Almaviva está ubicada en lo alto del Valle del Maipo, junto al viñedo Puente Alto, un lugar de inmejorables características para la producción vitícola.
La bodega fue diseñada por el arquitecto Martín Hurtado y su construcción conjuga de manera amable los elementos naturales como madera y el hormigón y han tomado en cuenta todos los aspectos necesarios para la producción óptima del vino.
La Sala de Guarda posee un encanto especial por su arquitectura y diseño, el cual fue inspirado en la bodega de Mouton Rothschild en Francia.