« Volver a 'Viajes Programados'

VALLE DEL MAIPO

Siguiendo el curso del Río Maipo y colindante con la Región Metropolitana se encuentra la zona vitivinícola con mayor tradición vitivinícola del país y donde fueron fundadas las primeras viñas. En el valle del Maipo se encuentran las áreas de Santiago, Pirque, Puente Alto, Buin, Isla de Maipo, Talagante y Melipilla. La zona del valle del Maipo está dentro de la Región Metropolitona de Santiago. Las viñas se localizan a través del valle del Maipo, siguiendo el curso del río del mismo nombre, desde el piedemonte de la cordillera de los Andes, a una altura de 800 m/s/n/m, hasta Isla de Maipo y Talagante al suroeste de Santiago. Esta zona se encuentra inserta en la cabecera del valle Central. Sus límites naturales son, por el este, la cordillera de los Andes y, por el oeste, la cordillera de la Costa; posee un declive natural de oriente a poniente alcanzando en el primero los 1.000 m/s/n/m y descendiendo hacia el poniente con un promedio de 500 a 600 m/s/n/m. Por su topografía, el cultivo de la vid varía dentro de las alturas recién mencionadas, extendiéndose generalmente a suaves laderas. Los ríos más relevantes y próximos son el Maipo y el Mapocho, ambos de caudal torrentoso en los meses de lluvias y deshielos que provienen de la Cordillera de los Andes.

Los suelos son, en general, de origen aluvial, con buen arraigamiento, porosidad y drenaje. Su textura es franco arcillosa-limosa. Tienen una gran aptitud agrícola y se encuentran entre los más preciados del país.

La zona posee un clima templado cálido, llamado también templado tipo mediterráneo. Tiene un verano seco, de diciembre a marzo, con una temperatura máxima promedio de 25°C, la media anual es de l4°C. El período libre de heladas es de aproximadamente 292 días al año. Esta zona está parcialmente influida por el anticiclón del Pacífico, lo que determina una concentración de las lluvias entre los meses de abril y septiembre con un promedio anual de 330 mm. En el área de piedemonte de la cordillera de los Andes, la oscilación térmica en verano puede alcanzar hasta los 20°C.

El Valle del Maipo se convirtió, con el tiempo, en el valle del Cabernet Sauvignon. De aquí surgen los mejores vinos de esta cepa que, a mediados del Siglo XIX, comenzó a ser plantada por Don Silvestre Ochagavía. Gracias a su impulso lo siguieron otros y surgieron los canales de regadío que permitieron desarrollar la agricultura. Así aparecieron grandes viñedos, majestuosas casas patronales y hermosos parques junto a ellas.

El Valle se encuentra dividido en tres áreas, las que presentan características climatológicas y de suelo diferentes: Maipo Alto (Macul-Peñalolén, Pirque y Puente Alto), Maipo Medio (Buin, Paine y Alto Jahuel) y Maipo Bajo (Isla de Maipo, El Monte, Talagante, Padre Hurtado y Melipilla).

Maipo Alto
Maipo Alto tiene una trayectoria vitícola de más de 300 años de existencia y una historia de más de 150 años de viticultura de vinos de calidad.

Esta región corresponde a una cuenca bien delimitada de 80 kilómetros de ancho por 35 kilómetros de largo, con una extensión total de 2.800 km² cuadrados, cuyos límites naturales son hacia el norte el Río Mapocho, al Sur Angostura de Paine, al Este la Cordillera de Los Andes y por el Oeste las altas cumbres de la Cordillera de la Costa.

El área vitícola comprendida entre estos puntos tiene una altura que varía de 400 a 800 metros sobre el nivel del mar. Y desde un punto de vista vitivinícola, la importancia del Maipo Alto radica en que representa el área, que con el paso de los años, ha adquirido el mayor renombre y prestigio en cuanto a la calidad de los vinos producidos por el país, especialmente con las variedades tintas.

La condición de piedmont del Maipo Alto lo diferencia del resto de los valles vitícolas en Chile, ya que se produce un fenómeno notable de convección del aire entre la ladera andina y el valle, produciendo un calentamiento en invierno y comienzo de primavera y enfriamiento en primavera y verano. Esta área se caracteriza por ser de baja humedad relativa y de gran insolación, lo que garantiza una óptima sanidad de la uva, y permite el desarrollo de viñedos orgánicos, además de cosechar con la madurez justa. Por ello, desde el punto de vista climático se le considera un Terroir privilegiado.

Topográficamente hay suelos de:
- Piedmont : suelos al pié de la cordillera, delgados y pedregosos
- Terrazas : suelos más profundos
- Suelos Planos :f ormados por arrastre de agua fluviales y coluviales.

Importantes viñas están ubicadas a los pies de la Cordillera del Maipo Alto: Aquitania, Domus, El Principal, Haras de Pirque, Portal del Alto, Huelquén y Pérez Cruz.

Maipo Medio
El Maipo Medio recibe influencia de la cordillera de los Andes, aunque por estar más alejado es más cálido que la zona alta y tiene menor riesgo de verse afectado por heladas de primavera. Hay menos oscilación térmica en el tiempo de maduración de las uvas, la que alcanza a 0,5ºC.

La posibilidad de sufrir lluvias de verano es más baja que en el Maipo Alto, donde los factores orográficos permiten un mayor desarrollo de las perturbaciones del período estival. La elevación sobre el nivel del mar es cercana a los 500 metros. Los vientos provenientes del sur en temporada de verano hacen que las uvas estén mejor ventiladas, lo que es importante para obtener uvas más sanas. Este sector del valle presenta una gama muy amplia de suelos y distintos microclimas, lo que permite el cultivo de un espectro mayor de variedades. El calor y el sol hacen que las uvas maduren más temprano, obteniéndose vinos con mucho color y notas a frutos rojos maduros. Las parras más viejas dan notas a tabaco, a caja de puros, a especias, mientras que en boca los taninos son redondos y hay mucha concentración.

En el Maipo Medio está uno de los gigantes de la vitivinicultura nacional: Viña Santa Rita, además de Carmen, Cousiño Macul, Barón Philippe de Rothschild, Antiyal y Pargua.

Maipo Bajo
El Maipo Bajo es una zona que se extiende hacia el oeste, a ambos lados del río Maipo y que entrega tintos de una alta calidad. Las áreas más importantes en términos vitícolas del Maipo Bajo se resumen, esencialmente, en Talagante e Isla de Maipo. Allí, el paisaje se define por estar en medio de dos cadenas de montañas que corren de este a oeste. Los suelos de Talagante e Isla de Maipo, aunque variados, se caracterizan por ser pedregosos y por tener un alto porcentaje de arenas, lo que comprueba que alguna vez fueron el lecho del río.

Pero tanto hace cien millones de años, como hoy, el Río Maipo buscó el mar para vaciar sus aguas. Impulsado por la fuerza de gravedad, las aguas se proyectaron hacia el Pacífico formando un pasadizo por donde se cuela el agua, pero por donde también se cuela la influencia fría de la Corriente de Humboldt que baña las costas de Chile. A cerca de 60 kilómetros, esta influencia se transforma en una brisa fresca que baña los viñedos y que permite que el clima cálido propio del valle central se modifique para la viticultura. Se trata de un clima cálido que permite una buena madurez de uvas de ciclos medios a largos como el Merlot, el Carmenère y, por cierto, el Cabernet Sauvignon, una de las grandes estrellas de la zona. En el otro lado de la moneda, cepas como el Sauvignon Blanc o el Chardonnay ofrecen una falta de balance a nivel de alcohol y acidez, lo que produce vinos más bien chatos, un problema que se da en muchos valles chilenos. Aunque los grandes vinos del Maipo Bajo se definen por su gran cuerpo, los taninos son menos punzantes y más dulces que en, por ejemplo, Puente Alto o Pirque. Entre los más destacados vecinos del Maipo Bajo están Terramater, De Martino, Santa Ema, Tarapacá y Undurraga.

Las viñas dispuestas por WineToursChile.com para ser visitadas son las siguientes:

(Presionar Imagen)



Valor: Los valores se dan al momento que usted nos cotiza de acuerdo al programa elegido o al que usted quisiera armar de acuerdo a sus intereses.